Artistas que han hecho que sus guitarras le hablen a la historia de la música

Con tan solo una guitarra en la mano, han existido personajes de la música que se han convertido en virtuosos capaces de darle vida a una canción aunque ésta no contenga tanta esencia en su origen. Mientras que otras, fueron creadas como obras maestras donde un solo de guitarra provoca éxtasis, embelesamiento y fascinación transformando nuestra piel en un mundo de sensaciones. Entonces, ¿cuáles serán esos solos de guitarra que han paralizado a las multitudes?

B. B. King, «The Thrill Is Gone»

En 1951 Rick Darnell y Roy Hawkins lograron escribir «The Thrill Is Gone» más fue B. B. King quien se encargó de elevar ese blues hasta los altares en 1969 luego de transcurrir 8 años elaborando la idea en la cabeza. El artista señalaba que no cantaba en conjunto con su guitarra a quien llamaba Lucille, pues ella era la una voz que se dedicaba a escuchar, y él era otra. Y es que las mejores voces no siempre necesitan de una garganta para existir, y los mejores solos de guitarra no tienen por qué estar confeccionados únicamente a base de notas ametralladas.

Cream; «Crossroads»

El blues de Robert Johnson, Crossroads cobra vida en las manos de Eric Clapton quien lo convierte en algo tremendamente explosivo, aunque de forma paradójica, Clapton ya había renegado de la versión de estudio de dicho tema, pero además no terminaba de comprender la razón por la que las personas consideraban a ese solo como lo más potente de su repertorio.

Van Halen; «Eruption»

Una afirmación que nadie refutará: no existe alguien que toque más rápido de Eddie Van Halen, y para ello la prueba es «Eruption». Esta es una pieza increíble e instrumental que Van Halen empleaba a modo de calentamiento hasta que la banda decidió que era tan rotunda como para formar parte del álbum de debut.

Pink Floyd; «Comfortably Numb»

Es algo realmente complicado seleccionar solo un trabajo de guitarras en la discografía Pink Floyd debido a que estos muchachos han traído al mundo cosas como: «Shine On You Crazy Diamond», «Time», «Dogs», «High Hopes» o «Money». Pero «Comfortably Numb» es un trabajo de otro nivel donde el trabajo de cuerdas resulta excepcional divino. El guitarrista David Gilmour, quien se conoce por ser un perfeccionista en extremo cuando se trata de la elaboración de discos, tomó las cinco o seis mejores tomas grabadas del solo combinando las mejores partes para construir lo que finalmente se escucharía en The Wall.

Santana; «Soul Sacrifice»

En 1969 durante la edición de Woodstock, subió al escenario una agrupación que hasta entonces resultaba desconocida, casi al cerrar su setlist con la pieza «Soul Sacrifice», se escucharon los tambores marcando el ritmo para hacer su entrada la guitarra, y de esta manera embobar completamente a los asistentes. Aquel grupo se llamaba Santana, y era el único del cartel que ni siquiera había publicado un solo disco.

Guns N’ Roses; «Sweet Child O’Mine»

Si bien escribir “Sweet Child O’Mine” se sabe que inició tan solo como una broma, Slash que firmaba el famoso solo de guitarra, señalaba: «para mí en aquel momento solo era una balada tontorrona». Se trata de una canción cuyo origen se dio en el precalentando los dedos de Slash mientras tocaba riffs circenses con Izzy Stradlin añadiendo acordes a aquello, Duff McKagan improvisando una línea de bajo y Axl Rose entrando como un loco en la habitación preguntando que qué coño era aquella maravilla y que si podía escribir una letra.

A está lista se le suman Prince, «Purple Rain»; The Eagles, «Hotel California»; Queen, «Bohemian Rhapsody»; Led Zeppelin, «Stairway to Heaven»; The Jimi Hendrix Experience, «All Along the Watchtower»; dejando por fuera a algunos más.