El mayor instrumento de un guitarrista, sus manos, y debe cuidarlas

Si tu vida es tocar la guitarra, entonces esta serie de recomendaciones te serán de utilidad ya que contienen datos, consejos, videos y ejercicios que hacen referencia a las lesiones que llegan a afectar la vida de los músicos cuya vida transcurre con la guitarra entre sus manos.

Quien es músico, podría ser comparado con un atleta de alta performance, y ello se debe a que los dos suelen desarrollar sus actividades más allá de sus propios límites, realizando movimientos rápidos, complejos y coordinados.

De acuerdo a los especialistas la gran diferencia que los distancia recae en que, mientras los deportistas se dedican a entrenar a diario su musculatura y se encuentran acompañados de nutricionistas, kinesiólogos, masajistas y entrenadores, los músicos pueden pasar entre 6 y 8 horas diarias ensayando a solas en oportunidades y librando sus movimientos al azar.

Las lesiones de los guitarristas

Quizás el factor principal que desencadena las lesiones es el sobreuso. En el caso de un músico que sea profesional, este ensaya alrededor de 6 a 8 horas al día, y además puede llegar a ejecutar entre 20 y 30 notas por segundo y realizar 72 movimientos digitales con ambas manos por segundo. Si a ello le añadimos los desórdenes de la postura, la carencia de una técnica, la aplicación excesiva de la fuerza, el estrés y el poco descanso, todo ello fomenta el origen y desarrollo de las patologías características.

Las manos

Tras la rutina diaria a la que se somete cada músico, el cuerpo puede acarrear serias consecuencias, ya sea músculo tendinosas, articulares o nerviosas. Tales lesiones, a su vez, pueden desencadenar síndromes por sobreuso, tendinitis, neuropatías por atrapamiento, fibromialgia, distonía o cramp focal, siendo esta última una de las patologías más devastadoras y condicionantes para los músicos.

Tratamiento integral

Ante dicho panorama, lo más recomendable es consultar a un especialista en manos, a fin de que este realice un diagnóstico que sea adecuado para cada caso. Lo más probable es que en la mayoría de las situaciones le sea indicado al músico que minimice por cierto tiempo la práctica de su instrumento a fin de que se pueda recuperar la zona que ha sido afectada. Además, el músico deberá ser reeducado para cambiar sus hábitos y haciendo variaciones tanto en la técnica como en el instrumento.

Así es como sugieren los especialistas lo que se debe hacer, intentando evitar de esta forma que la alta exigencia a la que se someten los músicos y la ausencia de cuidado de su principal instrumento, el cuerpo, llegue a provocar lesiones y en consecuencia se vean obligados a abandonar el uso de dicho instrumento.

Un estudio en cifras

El 41% de las lesiones han sido provocadas por el uso de la guitarra (64% guitarra clásica, 25% guitarra electroacústica y el 11% bajo), el 27% por el piano y el 10% por el violín. El 53% de las lesiones son musculotendinosas, el 16% afecta los nervios, el 15% son distonías focales y el 14% son traumáticas. Donde las enfermedades más comunes son: Síndrome del túnel carpiano, Dedo en resorte, Codo de tenista y Distonía.