La guitarra eléctrica, una llave a la juventud prolongada

Para quien desea tocar una guitarra eléctrica, lo más importante que debe hacer es contratar electricidad, y un, dos, tres. Las guitarras se presentan en la historia como la Madre del rock and roll el cual es y siempre será el símbolo de la juventud rebelde. Para quienes son bastante jóvenes, la música no tendría sentido tal y como la conocen en la actualidad de no ser por ese instrumento que se encargó de llevar a la cima a un número importante de los mitos musicales modernos. 

El hecho de haber sido creada, marcó un antes y un después en la historia musical dando paso a gran cantidad de géneros y estilos musicales que se han convertido en protagonistas de la música contemporánea. Pero su historia es de reciente data, solo hace falta dar una mirada 80 años atrás y allí encontraremos sus orígenes. 

Grandes leyendas de la guitarra como Jimi Hendrix, BB King, Steve Vai, Mark Knopfler, Eric Clapton y una lista aunque en medio de tales muestras musicales, resulta bastante extraño pensar que el origen de la guitarra eléctrica pueda encontrarse en la música hawaiana. Y fue a inicios del siglo XX, cuando la popularización de la música jazz comenzó a darse dando pie a la incursión en ella de numerosas bandas y orquestas en donde eran empleados instrumentos como la trompeta, el piano, o el saxofón los cuales terminaron por ahogar el sonido de la guitarra acústica. 

De esta manera, fue como diversos músicos comenzaron a buscar distintas soluciones con el fin de que el sonido de la guitarra se escuchara más fuerte. Uno de estos emprendedores y creativos fue George Beauchamp, quien a finales de los años 20, conjuntamente con John Dopyera fueron quienes desarrollaron una guitarra cuyo cuerpo era metálico y contenía en su interior discos de aluminio y debido a ello sonaba cinco veces más fuerte que la normal, con lo cual se prestaba mucho a la técnica ‘slide guitar, la cual consistente en deslizar por las cuerdas un tubo de vidrio o metal con el fin de lograr distintos sonidos llorosos y que suelen ser bastante comunes en el blues, el country y la música de Hawai. 

Dicha invención alcanzó un gran éxito aunque la compañía no duró mucho, pero ello no fue en vano pues sirvió para que Beauchamp siguiera trabajando en ello. LLegado 1931 y junto a Adolph Rickenbacker pudieron mostrar al mundo a la ‘Frying Pan’ cuyo nombre fue dado por su forma de sartén, se trataba de una guitarra hawaiana eléctrica que fue desarrollada completamente con materiales metálicos, pero además se encontraba dotada de una pastilla electromagnética. Este se trató del primer instrumento de corte musical eléctrico y el origen de las guitarras eléctricas modernas.

Ya entrados los años cuarenta, luego de la aparición de la Sartén, surgieron nombres como Gibson que comenzaron a experimentar con la comercialización de diversos modelos de guitarras eléctricas que poseían un diseño de caja semejante a las guitarras españolas, pero mucho más parecidas a las que en la actualidad conocemos.