La guitarra, tips con los que se puede componer una canción

Muchos de nosotros solemos tocar guitarra, pero también tenemos el deseo de crear nuestras canciones aunque sentimos que no podemos generar las mejores composiciones. Podemos tranquilizarnos pues no somos los únicos. Existen innumerables talentos, y las ideas tan solo se asoman para darnos cuenta del tono de nuestra voz, a pesar de que tocamos un instrumento. 

Pero sabemos que esto se puede convertir en un gran reto, por lo que te sugerimos algunos poderosos tips con los que podrás obtener tu canción en tan solo un chasquido. 

Invertir el orden de los acordes: cuando tengamos la idea de que ya no podemos más al buscar acordes a fin de poder iniciar alguna melodía para nuestra canción, intentemos probar invirtiendo el orden del patrón de acordes.

Cambiemos el tiempo: Si la musa aún no se encuentra contigo, también tienes la posibilidad de doblar la longitud del tiempo reduciéndolo en cada acorde, pero todo va a depender del tono que llevemos para lograr un cambio de ritmo.

Táctica en la instrumentación y manera de tocar: si nos inclinamos por una táctica para cambiar el ritmo de la canción, esto nos dará como resultado una melodía limpia.

Procura modular: si no llega aún la melodía, entonces se puede hacer de la siguiente forma: Si tocamos I-IV-V en el tono de do (Do-Fa-Sol), entonces prueba pasándolo a Sol (Sol-Re-La). Pero si tienes el detalle de que no has aprendido a modular, entonces deja esa sección a los compositores musicales si tanto te cuesta. 

Improvisemos con un ritmo: si se nos dificulta iniciar el ritmo con acordes de guitarra, lo recomendable es probar con una base rítmica de teclado o quizás algún soft batería que tengamos en la computadora y si no, también funciona un loop de ritmo de los que se pueden encontrar en internet.

Variación en la cantidad de acordes: si ya contamos con el mayor número de acordes de nuestra canción, una excelente idea es reducirlos en cada sección. También es recomendable añadir acordes en secciones claves cuando se le quiera dar un poco más de color.

Más velocidad: probemos cambiando el tempo a fin de acelerar la velocidad de la canción pero manteniendo las proporciones originales de las figuras que ya hemos conseguido con los acordes de la guitarra.

¿Si las ideas no llegan?

Cualquier cosa podría trabar nuestra canción, un verso o estribillo haciendo que nuestra creatividad no de para mas, pero eso no debe impedirnos continuar. Empecemos a componer algo nuevo. Siempre resulta un gran dilema no contar con un patrón de acordes que nos impulse a realizar las secciones de cada verso.

Ante ello, una recomendación adicional puede ser que escuchemos canciones de otros artistas y definamos una lista de pistas que nos muevan las emociones, dado que si no encontramos la inspiración, podemos comenzar improvisando. Si lo que deseamos es también ganar inspiración y adaptar la letra de nuestra canción a la melodía, entonces debemos escribir algo que incremente nuestra autoestima.