La limpieza en general se puede hacer ahorrando agua

El agua es un recurso que se debe utilizar de forma responsable sin importar el ámbito, ya sea cotidiano o industrial. Es algo tan esencial que lo utilizamos para comer, lavar los platos, la ropa, como bebida para las mascotas e incluso para mantener impecable nuestra casa y nuestra colección de guitarras, las que pueden perdurar en el tiempo con una buen mantenimiento. El origen y la calidad de la misma ahora es una preocupación real para todas las familias, quienes prefieren instalar filtros para garantizar un consumo adecuado, así como una eficiencia con el ambiente. En la web de StarHolding opiniones podemos encontrar muchos temas relacionados, que hagan de tu compra una más segura para ti y tu familia.

Gracias a este movimiento consciente en relación al agua, hay formas sencillas con las que podemos reducir el consumo y tenerlo de forma eficiente, beneficiando al ambiente y a nuestro bolsillo. Durante la limpieza doméstica es cuando más desperdiciamos agua, pero son muchos los consejos que podemos aplicar para crear nuevas rutinas que nos permitan aprovecharla al máximo. Por ejemplo al lavar los platos, especialmente si no cuentas con un lavavajilla puedes aprovechar y lavar todos los platos al mismo tiempo. Si tienes platos con restos de comida, es recomendable usar una esponja seca, así como puedes utilizar agua caliente para ablandar la grasa de los platos y eliminar algunos residuos.

Al comenzar a lavar, es ideal empezar por los platos menos sucios y avanzar hasta los más difíciles. Puedes crear una cadena de enjabonado y enjuague que te permita lavar todas las piezas al mismo tiempo, y a la hora de enjabonar no es necesario mantener el grifo siempre abierto. Con este paso tan simple puedes ahorrar muchos litros de agua. Si hablamos de la limpieza del baño, estamos entrando en un tema que necesita más atención, pero no por esto queda excluido del ahorro de agua. Se puede dividir la limpieza en tres simples pasos, primero la limpieza de las paredes, luego los sanitarios y por último la limpieza del piso.

Para limpiar las paredes podemos utilizar productos de baja espuma, pudiendo realizar el enjuague con un paño húmedo. Con los sanitarios, se puede utilizar la misma técnica y en el piso, primero debemos pasar la escoba, eliminando gran parte de la suciedad y disminuyendo la cantidad de agua en el próximo paso. En cuanto al lavado de la ropa, lo mejor será separar y clasificar la ropa, permitiendo ahorrar agua al elegir el ciclo correcto para la lavadora. Puedes incluir detergentes biodegradables, pudiendo utilizar el agua al finalizar para regar tu jardín.

En las zonas al aire libre, podemos utilizar agua reciclada como puede ser la de la lavadora si empleamos detergentes biodegradables, pudiendo aprovechar en dos actividades una sola carga de agua. No solo para la limpieza del hogar, sino que para los juguetes de los niños, instrumentos musicales e incluso limpiar los objetos delicados del bebé se puede utilizar el agua de una forma eficiente de la que todos nos veremos beneficiados.

Deja un comentario